"PARTES INTERESADAS"
(STAKEHOLDERS)

“Sin la comprensión y el apoyo del público, y sin el respeto y el cuidado diario de las comunidades locales, que son los verdaderos custodios del patrimonio, ninguna cantidad de dinero ni ejército de especialistas serán suficientes para proteger los sitios”.

Koïchiro Matsuura, Director General de la UNESCO

Las “partes interesadas” de un monumento no son meros socios. Son personas u organizaciones que tienen un interés preexistente en él, independiente de la relación que tengan con el propietario. Son, de alguna manera, “dueños” del lugar y pueden desarrollar allí parte de su propia agenda y no limitarse simplemente a aportar recursos.

Las “partes interesadas” de Villa Ocampo incluyen:

  • Los testigos presenciales, como familiares y amigos de Victoria Ocampo;
  • La Asociación de Amigos de Villa Ocampo;

  • Los vecinos de la casa y del barrio;

  • Las ONGs ligadas a la memoria de Victoria Ocampo (Fundación Victoria Ocampo y Asociación Por Villa Ocampo);

  • La Fundación Sur y la Editorial Sur, responsable de la edición de su obra;

  • La Municipalidad de San Isidro;

  • La Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos;

  • El Ministerio de Cultura de la Nación;

  • Embajadas: principalmente la de Francia, pero también las de EE.UU., India, y otras;

  • La Universidad de San Andrés, ubicada muy cerca de Villa Ocampo.

En el contexto argentino, la identificación de las partes interesadas en los distintos patrimonios es, en general, una operación pendiente. Tanto las piezas excepcionales como las componentes de “series” podrían conformarse a partir de representantes de la preservación, de la puesta en valor y de la reanimación del sitio. Y pueden ser tanto próximos como lejanos. Así, hay monumentos o conjuntos que pueden atraer la atención de actores ubicados en otros lugares del país o del exterior. Sucede que el patrimonio cultural inmueble de la Argentina fue generado muchas veces por la obra pública sistemática del Estado (escuelas, hospitales y obras de infraestructura) y en muchas otras por participaciones variadas del exterior (ferrocarriles, puertos, saneamiento). Pueden establecerse así conexiones múltiples que potencien el número de interesados en participar o colaborar en la revalorización, protección y revivificación del bien. Desde el trabajo de investigación en red para los sistemas patrimoniales federales como escuelas normales, silos y elevadores de granos u obras viales hasta el patrocinio de trabajos de restauración por parte de instituciones del exterior, pasando por la inclusión de actividades itinerantes que unan esos sistemas patrimoniales.

La inclusión de monumentos o de sitios en redes tanto para su valoración como para su gestión e interacción está multiplicándose.

En el caso de Villa Ocampo, las posibles redes incluyen:

  • Casas de Victoria Ocampo: Villa Victoria en Mar del Plata, la casa de Palermo en la calle Rufino de Elizalde y los vestigios de su primera casa moderna en Mar del Plata;

  • Casas de escritores de la Argentina: las de Manuel Mujica Lainez, Horacio Quiroga, Olga Orozco, Ricardo Rojas o Leopoldo Lugones.

  • Casas de gran protagonismo en la historia de la arquitectura argentina: la Casa del Puente de Amancio Williams en Mar del Plata, o la del vanguardista Wladimiro Acosta en La Falda.

  • Las que representan la evolución de las costumbres, los gustos y la arquitectura residencial: el Palacio San José de Urquiza, el Museo Estévez de Rosario, el Palacio Errázuriz y el Museo Larreta en Buenos Aires.

  • Redes internacionales como Iconic Houses, que reúne casas representativas de la arquitectura del siglo XX alrededor del mundo.