DESCIFRAR LA HISTORIA

Una interpretación del sitio

Sillas modernas, mesas minimalistas y fundas blancas de algodón: son la cruzada modernista de Victoria Ocampo, una reacción contra la rigidez decimonónica, acaso contra el mundo al que su padre quería someterla.

(Mesas de André Lurçat y de Pierre Charreau, dos emblemáticos diseñadores de enorme influencia en el diseño moderno)

La antigua tradición familiar sobrevive en diversas piezas que se amalgaman con la tradición moderna

Victoria Ocampo retratada por Pascal Dagnan Bouveret, en su atelier de París. Las niñas Ocampo, como se acostumbraba en la época, viajaban a Europa especialmente para ser retratadas por famosos pintores.

Los bisabuelos de Victoria Ocampo, retratados por Prilidiano Pueyrredon.

Las sillas de paja del comedor representan una reacción contra las nuevas clases ricas en cuyas casas todo es lujo. Al incorporarlas, Victoria quiere decir que una Ocampo no necesita ostentar; por el contrario, puede permitirse lo rústico, porque su apellido y su historia alcanzan.

54.JPG

La diversidad y el eclecticismo de Victoria Ocampo están presentes por doquier: Molière y Simenon; telas inglesas y lonetas de algodón; chinoiseries de París y botellones de vidrio; sillones Luis XV y otros de mimbre comprados en el Tigre; tailleurs de Chanel y alpargatas; cine de vanguardia y series de televisión.

Una lectura interpretativa del patrimonio nos permite conformar lo que podríamos llamar el decálogo o el ADN de Villa Ocampo, los valores que definen su identidad: vanguardia, hospitalidad, música moderna, arquitectura moderna, feminismo, eclecticismo, paisaje, naturaleza y cuidado del medioambiente, literatura y traducción, San isidro, diálogo entre diferentes culturas y entre creadores de distintas disciplinas.