REVELAR UN ESTRATO ANTERIOR DESAPARECIDO
1. RENDERS

Se propusieron diferentes formas de recuperar parte de un estrato anterior desaparecido.
Una de ellas son los renders —imágenes foto-realistas generadas digitalmente a partir de documentación histórica— que ponen en escena la decoración de la casa en los años 1900-1920, y evidencian así la transformación estética que Victoria Ocampo realizó a partir de 1940.

Copy of vista 1-actual.jpg

LA SALA DE MÚSICA. RENDER ACTUAL

Esta sala es típica de la sensibilidad posmoderna, donde se combinaban innovación y tradición, todo dentro de una nueva atmósfera despejada pero dialéctica y decididamente funcional. Paredes claras, mucha luz natural, sillones con fundas blancas, contrapunto de objetos rústicos y valiosos. De la época de su adolescencia persisten el gran retrato de Dagnan-Bouveret, la escultura de Victoria por el príncipe Troubetzkoy y los gabinetes chinos típicos del orientalismo que predominaba en el París de finales del siglo XIX.

Copy of vista 1-1900.jpg

LA SALA DE MÚSICA EN LA BELLE ÉPOQUE

El “render” de la sala decorada en el último tramo de la Belle Époque reproduce el estilo “eduardiano” –inspirado en el siglo XVIII– que reemplaza al “victoriano”. Persiste el estilo anterior, pero el ambiente se aliviana de muebles y de objetos cuyo diseño es más grácil, la paleta de colores es más clara –tonos pastel–, casi monocromática, y las palmeras dan al ambiente el carácter de “jardín de invierno”, como señal de integración de interior y exterior.

REVELAR UN ESTRATO ANTERIOR DESAPARECIDO
2. RE-DECORACIÓN

Otro recurso para revelar cómo estaba decorada la casa durante la infancia de las hermanas Ocampo, es la re-ambientación temporaria de un sector. La intervención del comedor abarcó el mobiliario, la iluminación, los tapizados y la vajilla.

DSC_0019.jpg

EL COMEDOR, DESDE 1940 HASTA LA ACTUALIDAD.

El diseño de los comedores, espacios muy protocolares, incluía usualmente parquets en los pisos, revestimientos de madera encerada en la parte baja de los muros (boiseries), entelados en la parte alta y artesonados en los cielorrasos. El equipamiento fijo se completaba con una gran chimenea y consolas de apoyo. La iluminación estaba centrada en la gran araña por encima del centro de la mesa, a la que se agregaban apliques y torchères. Además del juego central de mesa, sillas y sillones cabeceros, se disponían otros muebles complementarios. La decoración se completaba con esculturas, pedestales, potiches, macetas con palmeras y cuadros con escenas de caza o naturalezas muertas, tapices y una gran alfombra.

DSCN3263.JPG

EL MISMO AMBIENTE, DURANTE LA INFANCIA DE VICTORIA OCAMPO

La decoración del comedor representa el gusto de finales del siglo XIX, la época de la construcción de la casa y de la infancia de Victoria Ocampo. La arquitectura interior, de inspiración victoriana, combinaba motivos y piezas de diversos estilos aun dentro de un mismo recinto. En este caso la inspiración es renacentista. El ambiente estaba sobrecargado de muebles y de objetos decorativos; predominaba una policromía de colores oscuros y los textiles –estampados, texturas, plisados y pasamanería– le daban carácter al lugar. Resultaba así una atmósfera saturada y opresiva.