Ejercicio plástico, mural del artista mexicano David Alfaro Siqueiros
press to zoom
Ejercicio plástico, mural del artista mexicano David Alfaro Siqueiros
press to zoom
Ejercicio plástico, mural del artista mexicano David Alfaro Siqueiros
press to zoom

EL CRISTAL CON QUE SE MIRA

En los últimos tiempos pareciera que la depredación amenaza implacablemente varias piezas cumbres del patrimonio nacional.

Por Fabio Grementieri

En todos los países, la preservación del patrimonio cultural presenta variados dilemas ligados a distintas cuestiones. Sin embargo el quid de la cuestión sigue siendo la decisión de elegir donde concentrar los esfuerzos y recursos, siempre restringidos. Para ello es imprescindible contar con una acertada jerarquización de los bienes culturales identificados o registrados dentro del acervo nacional.


En muchas oportunidades, la valoración está sujeta a enviciamientos relativistas, pero también a incompletos análisis u incorrecta información. En otros casos se pasa por alto la comparación o contextualización del bien sobre el que se pretende intervenir. Este problema parece exacerbado en la Argentina por muchos motivos, pero que pueden resumirse en una crónica vacilación acerca del derrotero de nuestra identidad. En los ultimos tiempos pareciera que la depredación amenaza implacablemente varias piezas cumbres del patrimonio nacional. ¿Pero son tan valiosas? ¿reflejan nuestra identidad? y ¿vale la pena salvarlas?


Siqueiros "for export"

Dentro de la crítica situación de la preservación del patrimonio argentino el caso del mítico "mural de Siqueiros" aparece como paradigmático. El mural es apreciado como original y parádojica pieza del muralismo mexicano porque se aparta de la retórica y de la monumentalidad, del realismo y del populismo, del ámbito público y de los fines pedagógicos característicos de esa corriente fundamental del arte latinoamericano. Casi tres cuartos de siglo más tarde el mural se encuentra atrapado en contenedores a la intemperie y en laberintos legales de los cuales no ha podido salir en casi una década. ¿Ante esta situación, corresponde que la Argentina haga algún esfuerzo para preservarlo dentro del patrimonio nacional?

Calificado como obra cumbre del pintor mexicano, como obra seminal en el desarrollo del muralismo en la Argentina, es una pieza clave del patrimonio de la cultura argentina del siglo XX.


Argentina en América

Dentro de un conservadurismo vanguardista y sin salirse de un sustrato católico liberal, Natalio Botana aparece como una notable personalidad de la primera mitad del siglo XX en la Argentina. Este magnate periodístico de estatura internacional, encarnó las aspiraciones de argentinización americana de una generación que tuvo entre otros controvertidos mecenas a Victoria Ocampo.La trayectoria de Botana y del legendario diario "Crítica" ha sido abundantemente estudiada desde el punto de vista periodístico, político y literario. No se le ha prestado suficiente atención, en cambio, a su relación con las artes visuales y del espacio. Fiel al cosmopolitismo rioplatense Botana no dudó en combinar diversas preferencias europeas, a menudo periféricas, con la tradición hispánoamericana. Pero tampoco su atención fue ajena a lo norteamericano. Su irrefrenable vitalismo le impidió ser un ortodoxo coleccionista y sin embargo fue artífice de importantes manifestaciones del arte y de la arquitectura de su lugar y su tiempo. En este último campo, contrató al arquitecto húngaro Jorge Kalnay, notable diseñador y urbanista enrolado dentro del Movimiento Moderno, para proyectar la sede de su diario y de su famosa quinta de Don Torcuato.

Para el primero, construído a mediados de los años veinte sobre la Avenida de Mayo, ambos eligieron un art déco de reminiscencias neogóticas e inspiración neoyorquina. Para la casa en los suburbios combinaron de manera cinematográfica distintos expresionismos americanos: volumetrías minimalistas de ascendencia indígena, fantasías hispánicas y coloniales, y dinamismo californiano, todo dentro de un eclecticismo que también fusionaba tradición y modernidad. En el vientre de esta guarida, el excéntrico Ejercicio Plástico de Siqueiros aparece como la cristalización de la cultura de las "Américas". Pero a esta perspectiva histórica debería añadírsele otra, comparativa, que incrementa el valor cultural del mural.


Europa en America

La cultura vanguardista y popular que refleja el patrimonio legado por Botana encuentra su dialéctico ascendiente en la actitud del fundador del diario "La Prensa". Para José C. Paz, como para otros argentinos de su generación, el país debia recrear Europa en América y Buenos Aires, Paris en el Plata.

Su admiración estaba decididamente del lado de la cultura académica francesa, como lo testimonia el patrimonio arquitectónico y artístico que decidió construir para sede de su empresa, de su casa y de su tumba, importantes monumentos que están aún en pie afortunadamente. El "palacio periodístico" de la Avenida de Mayo, consagrado como único en su tipo por los directores de los más importantes diarios del mundo hacia 1900, fue concebido como un edificio multifucional, dentro del eclecticismo consagrado por el Segundo Imperio y la Tercera República Francesa y con los mayores adelantos técnicos provenientes de varios países europeos y de los Estados Unidos.

La colosal residencia que hoy alberga el Círculo Militar, diseñada por Louis Sortais, hijo predilecto de la École des Beaux Arts, de París, y ganador del Grand Prix de Rome, puede ser considerada la más importante residencia urbana del Academicismo francés del período.

El modelo que inspiró el palacio de la Plaza San Martín no es otro que el Castillo de Chantilly, propiedad de la familia de Orléans. También tomó prestada una fachada del Louvre y el espíritu del Palacio del Eliseo, en sintonía con las supuestas aspiraciones presidenciales de Paz. La coherente saga culmina con el monumento familiar en el Cementerio de la Recoleta, concebido por otro Gran Prix de Rome , el escultor francés Jules Coutan.


¿Quo vadis?

El conjunto de bienes patrimoniales legado por la familia Paz es notable testimonio de un período europeísta, trascendental en la historia de la cultura argentina. El mural de Siqueiros, aún desmembrado del sitio y en la condición en que se encuentre lo es del período siguiente, de reafirmación americanista dentro de un occidentalismo "avant la lettre". La pérdida de alguna de estas piezas afectaría el valor de las otras de manera irremediable. Pero además la desaparición del Ejercicio Plástico significaría la pérdida de un eslabón tangible y fundamental en la evolución de la cultura argentina. Preservarlo y ponerlo en valor de manera inteligente aparece como prioritario. Se saldaría además una deuda con el patrimonio de pintura mural de la Argentina, incomprendido y descuidado. La instalación de esta obra maestra en un museo de Buenos Aires debería ser su irremediable destino.

¿Podrán todos los sectores argentinos involucrados encontrar un final feliz y dentro del país para este Siqueiros sublime? Si así fuera se abriría una esperanza nueva para el patrimonio nacional.